Publicado: 7 de Mayo de 2018

Es una de las pólizas más demandadas por los clientes ante las reclamaciones que se llevan a cabo diariamente por cualquier incumplimiento de contratos o suministros y/o por falta de pago ya sea de facturas o impagos por alquiler.

Desde la entrada en vigor de la nueva ley en que a los consumidores se nos obliga a correr con los gastos de procuradores y abogados ante cualquier reclamación, estos contratos resuelven dicha circunstancia ya que dispones de abogados especialistas en reclamaciones proporcionados por las Compañías de Seguros y además cubren estos gastos a la hora de presentar la demanda.

Las reclamaciones más habituales son ante el incumplimiento de contratos laborales o de servicios como luz, agua, teléfonos, compra de electrodomésticos que no cumplen con las garantías etc.

Además en el caso de reclamar por lesiones sufridas también dispones de los informes forenses facilitados por la propia compañía, siendo estos los que el abogado reclamará.

En el caso de que un inquilino deje de pagar también se le reclamarán los impagados, así como todos los trámites necesarios para el desahucio de la vivienda o el local alquilado, cubriendo incluso los daños malintencionados hasta el límite indicado en las pólizas

Son contratos muy económicos que van desde los 48€ anuales hasta 115€ el más completo.